domingo, 26 de marzo de 2017

¿ES SEXISTA EL LENGUAJE? ¿HAY QUE FORZAR EL CAMBIO?


 El feminismo y la gramática no se llevan bien. Es la visión del mundo que ha discriminado a las mujeres y las ha condenado a la invisibilidad. 

   Pilar Careaga (El libro del buen hablar. Una apuesta por un lenguaje no sexista): "el lenguaje está creado por el hombre para el hombre y tiene como objeto el lenguaje del hombre. Un 93% de la Academia son hombres".


 En cuanto al feminismo de la ministra Bibiana Aído (primera ministra de la igualdad de la historia de Espana) choca con la gramática. ¿Hay que respetarla o imponer su transformación? La palabra "miembra" es una incorrección. No figura en el DRAE que fija la norma aunque filólogas con años de experiencia en el estudio del sexismo en el lenguaje si defienden el uso de esta palabra. "La colección en la lengua no es un valor absoluto. No veo nada en contra de la corrección de la palabra miembra". Hasta 2005, la palabra "miembro" era considerada por la Academia un epiceno, un nombre asexuado, sin femenino ni masculino, como víctima, bebé o criatura. A pesar de que en latín sí que existía el término "membra", en español es contrario a la estructura del idioma. Si fuera así podríamos decir: electricisto, dentisto, ordenanzo, demócrato, nacionalisto, socialisto, futbolisto, atleto, ciclisto...


  Para Ignacio Bosque no tiene sentido pensar que la gramática está contra los hablantes. No es verdad, pero en ellas lenguas romances el masculino es el término no marcado. No se puede emitir lenguaje con BOE; hay palabras que triunfan y otras no. 


 En su caso, Ana María Matute: la academia no inventa, es un notario. "Hay que insistir en que el lenguaje no es matemático". 

 Por otro lado,  Salvador Gutiérrez: lo que hoy suena peregrino, mañana puede ser norma si la población comienza a utilizarlo. "La lengua es el organismo más democrático que existe en el mundo". 

 Y Garcia de la Concha también lo argumenta: "El lenguaje nace del pueblo y la valoración la hacen los hablantes. Ellos son los que han decidido que se utilicen también estos términos, y otros en cambio todavía no se han consolidado".  Se apresura también a decir que "el lenguaje no es sexista, lo que es sexista es el uso". El académico Ignacio del Bosque, que ha trabajado activamente en este proyecto, reconoce la presencia cada vez mayor de la mujer en la sociedad e insiste que se incorporará con el tiempo. El término "carroza", ejemplo de palabra que nace y muere. Los periódicos de los setenta están plagados de esta palabra para referirse a alguien mayor, a un vejestorio. Pero, ¿quién la usa hoy?, se justifica Del Bosque. O Regenta, mujer del regente, ya ha desaparecido (arcaísmo). 

 Ejemplo de lo que no se debe hacer, por ejemplo, los fragmentos de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela que oportunamente cita Ignacio M. Roca en el Boletín de la Real Academia Española (tomo 89, 2009, pág. 78), no constituyen ejemplos inventados por periodistas o escritores: "Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento sin otra nacionalidad podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidenta o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electora, Procurador o Procuradora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y de aquellos contemplados en la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional". "Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, Ministros o Ministras; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Estados y Municipios no fronterizos, los venezolanos y venezolanas por naturalización deben tener domicilio con residencia ininterrumpida en Venezuela no menor de quince años y cumplir los requisitos de aptitud previstos en la ley". 

 Como profesor elijo que no pongáis en vuestros escritos las expresiones de la @ tal como recomienda la RAE, junto con todas las gramáticas normativas y los manuales de estilo de los medios de comunicación. Las definición sería de tal manera: @ para el genero. Me gustaría saber si el signo @ está admitido para referirnos a a ambos géneros. Es muy habitual leer "compañeros" en escritos y comunicados. 

 Le copiamos lo que dice al respecto el Diccionario panhispánico de Dudas: para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la creciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explicita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas, etc.), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: "l@s niñ@s". Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo. A esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@, donde la contracción del solo es valida para el masculino niño. 

 En definitiva, las conclusiones son


a) El lenguaje no es sexista, lo que es sexista es el uso. Somos los hablantes lo que hacemos que la lengua funcione de una determinada manera. Por lo tanto, el lenguaje no es sexista y si acaso, el uso. 

b) Una cosa es el sexismo social (violencia doméstica, diferencias salariales, publicidad como objeto sexual, comportamientos verbales sexistas...) y otra el sexismo lingüístico se relacionan entre sí, pero no deben identificarse. 

c) No hay que confundir el género gramatical con el sexo. El uso genérico del masculino gramatical remite a la economía y simplificación lingüística, no a la opresión sexual. 

d) Es un problema harto y complejo. La tarea mía como profesor de lengua es que vosotros adquiráis cierta soltura en el uso del idioma al distinguir los matices léxicos y gramaticales y lo empleis para argumentar. desarrollar vuestros pensamientos, defender vuestras ideas, luchar por vuestros derechos y para que os hagáis personal y profesionalmente. En plena igualdad, por supuesto. 

 Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, artículo de Ignacio Bosque.http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/02/actualidad/1330717685_771121.html
 ¿La lengua tiene género? ¿Y sexo?, artículo de  Winston Manrique Sabogal. http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/04/actualidad/1330896843_065369.html?rel=mas


  En mi opinión creo que hoy en día la mujer goza de una igualdad legal, pero creo que en muchos ámbitos, como es el caso del lenguaje la mujer continúa sin recibir el mismo trato que el hombre. 
  Además estoy de acuerdo con que el lenguaje es sexista debido a diferentes puntos de voy a nombrar a continuación:
  Uno de ellos, se encuentra cuando hablamos de bromas, chistes y expresiones machistas. Como por ejemplo: "los niños no lloran"; "eres una nenaza"; "voy a llamar al médico", sin saber el sexo de la persona que te va a realizar el reconocimiento médico. 
 O chistes como por ejemplo este: "El otro día me dijeron que el alcohol tenía hormonas femeninas" o "¿Qué es una mujer embarazada de trillizas? Una kit de limpieza".  

 Otro aspecto a destacar son las definiciones de ciertas palabras como "femenino": débil, endeble. O las palabras que engloban tanto a hombres como mujeres tienen género masculino, como por ejemplo: niños, alumnado, ancianos, ser humano, ser vivo...Además para los hombres que se les llaman con género femenino en ciertas palabras o frases equivocadas. ¿Por qué a las mujeres no les puede molestar el machismo que hay hoy en día en la sociedad?

 En conclusión, quiero decir que el término de "mujer" debería cambiar en el mundo, se las debería de considerar más, ya que si no retrocederíamos en el tiempo y sería una lástima. Podemos cambiar este pensamiento con el verdadero uso de razón, ya que se supone que hemos evolucionado. 

 Irene Morgado Suárez, alumna de primero de bachillerato. 


   Los rasgos relacionados son el lenguaje sexista con los perjuicios culturales de la identidad sexual, frecuentemente asociados al machismo, o a un desprecio real o aparente de los valores femeninos. En mi opinión, el lenguaje sí es sexista. El lengua sexista se referir a la discriminación de personas que se manifiesta en el uso del lenguaje, considerado un sexo inferior al otro. 

 La igualdad legal entre hombres y mujeres ha hecho muchos de los términos referidos a oficios y profesiones y han reforzado cambios en el lenguaje formal. 
 Sin embargo, en el lenguaje cotidiano no dejamos de escuchar palabras, expresiones o estructuras que perjudican o hacen invisible a las mujeres. Por ejemplo: "Eres una nenaza", "Los niños no lloran", son expresiones machistas. También hay palabras o expresiones referidas a las mujeres tienen connotaciones negativas y hacia los hombres no, como es el caso de la palabra "zorro" y "zorra" o "mujer publico" y "hombre publico". Además, hay propuestas para decir "quien lo vea" en lugar de "el que lo vea" o decir "quienes juegan al fútbol", en lugar de "los que juegan al fútbol". 
  Con el paso del tiempo, espero que estos términos y expresiones sexistas de nuestro lenguaje se vayan modificando, de forma que la igualdad entre hombres y mujeres se vaya haciendo cada vez más fuerte en todos los ámbitos, en este caso en el lenguaje. 


 Isabel María Carcaboso Casimiro, alumna de primero de bachillerato. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario